Personas sordas en la pandemia

Personas sordas dan a conocer sus experiencias durante el confinamiento.

 

La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), ha querido visibilizar a través de un reportaje las vivencias de distintas personas sordas durante el confinamiento por la COVID-19.

Todas ellas, coinciden al destacar el papel determinante que ha desempeñado la lengua de signos para poder acceder a la información y a la comunicación en condiciones de igualdad durante este tiempo de pandemia, y ver así garantizados sus derechos.

Tal es el caso de Encarna Marcos, que durante once días estuvo ingresada en un hospital cántabro aquejada de coronavirus, y según manifiesta “preocupada por cómo iba a entenderme con el personal sanitario”. Encarna explica que dada la situación no permitían el acceso al hospital de los intérpretes” y confiesa que en muchos momentos tuvo que comunicarse con su médico escribiendo en un papel. “Como era obligatorio el uso de mascarilla, nos resultaba imposible entendernos” comenta. “En ocasiones, y por iniciativa propia, tuve que recurrir a las videollamadas o al servicio de videointerpretación SVIsual, que permite a la comunicación a distancia y en tiempo real con personas oyentes, pero a veces me encontraba tan cansada y sin fuerzas, que la única alternativa era el lápiz y el papel”.

 

Para esta cántabra, la falta de accesibilidad y de procedimientos adecuados en el ámbito sanitario que no hagan recaer el peso de una comunicación eficaz en el paciente sordo, son motivo de angustia e incertidumbre. Como posible solución, Encarna urge a asegurar la presencia de la lengua de signos “no solo en los centros de salud o en los hospitales, sino en todos los ámbitos de nuestra vida”.  Vídeo: https://jamesenye.com/

 

Otro de los testimonios lo aportan los hermanos Alfaro desde la Comunidad Valenciana. Para ellos, su máxima preocupación durante el confinamiento fue el bienestar de sus padres sordos. “Los primeros días estaban desconcertados. Se preguntaban por qué no íbamos a verlos”, cuentan. En su caso, ambos contaron con el servicio de videoasistencia y acompañamiento para personas mayores sordas que prestan la CNSE y toda de su red de federaciones y asociaciones de personas sordas, y que posibilita el contacto de éstos con sus familias a través de videoconferencia. “Es un servicio realmente necesario para evitar el aislamiento de la población mayor sorda, ya que es muy visual y la comunicación es directamente en lengua de signos” explican.” Mis padres estarían horas y horas signando”. Vídeo: https://shegeeksout.com/

 

En el vídeo también participa una estudiante sorda madrileña, María José López. La joven asegura que, aunque ella ha contado con intérpretes de lengua de signos para continuar su grado de Trabajo Social desde casa, para muchos otras alumnas y alumnos sordos de secundaria y estudios universitarios, la situación ha sido muy distinta. “Durante los últimos meses no han podido seguir las clases en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros porque no contaban con intérpretes”, aclara. En este sentido, denuncia que, en el caso de los más pequeños, niñas y niños sordos de Infantil y Primaria, la falta de asesores sordos especialistas en lengua de signos ha obligado a poner en marcha una red improvisada de voluntarios para apoyarles en sus estudios. “No nos pueden abandonar a nuestra suerte” se queja María José, que confía que el curso que viene no se repitan situaciones discriminatorias como estas.

 

A su experiencia se suman, asimismo, la de Conchi Sanles, trabajadora de la limpieza en un hospital gallego que reclama formación e información accesible en lengua de signos para las personas sordas en el ámbito laboral; Tamara Hoyos, enfermera sorda madrileña, que incide en la necesidad de que los pacientes sordos reciban una atención sanitaria adaptada a sus necesidades comunicativas “para sentirse más seguros”; y la familia Piñeiro de la Anpanxoga (Asociación de padres y madres de niños sordos de Galicia), precursores de distintas actividades de ocio en lengua de signos para compartir en el ámbito familiar.

 

El reportaje se estrenó en las redes sociales de la CNSE el domingo 14 de junio, Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, con el título “La lengua de signos no deja a nadie atrás”, y con el hashtag #YoconlaLS.

 

La CNSE es una organización sin ánimo de lucro que atiende los intereses de las personas sordas y con discapacidad auditiva y de sus familias en España.  Desde su creación, en 1936, la CNSE ha desarrollado una labor de reivindicación e incidencia política para lograr la plena ciudadanía de las personas sordas; así como del desarrollo de programas de atención y prestación de servicios a través de sus federaciones. Hoy la CNSE está integrada por 17 federaciones de personas sordas, que a su vez mantienen afiliadas a más de 120 asociaciones provinciales y locales de todo el Estado. No obstante, la CNSE atiende cualquier necesidad relacionada con el colectivo de personas sordas, estén o no afiliadas a su movimiento asociativo.”