Entrevista a Rafael Villanueva Liñán

Orquesta de niños, dentro del Programa Musical Esperanza Azteca, Méjico (Fuente: Programa Musical Esperanza Azteca).

Cómo enseñar música en el colegio a partir de un cuarteto de cuerda

Que un niño curse la asignatura de música y termine la educación obligatoria sabiendo música, no es algo descabellado. Rafael Villanueva Liñán, violinista, doctor por la Universidad de Alcalá de Henares, docente de la facultad de Ciencias de la Educación de dicha universidad, ex profesor del Conservatorio y profesor de música en el colegio British Council de Madrid, comparte las conclusiones de su tesis doctoral con nosotros. Un auténtico manual de instrucciones para que los niños, a través del aprendizaje del instrumento, aprendan todos los contenidos musicales que se busca en la asignatura de Música: leer música, improvisación, ritmo, etc.

 ¿Qué propones en tu tesis?

Hago una propuesta alternativa a lo que habitualmente se está enseñando de música en los colegios, partiendo de la constatación de que los niños salen del colegio sabiendo prácticamente nada después de haber hecho toda la educación primaria y secundaria con clases de música obligatoria. Lo que analizo en la tesis son las posibles causas de este fenómeno tan extravagante y ofrezco una solución que llevo experimentando tiempo y que se hace también en otros países: clases instrumentales obligatorias en los colegios y en mi caso, clases de instrumentos de cuerda a toda la clase dentro del horario escolar y para ello desarrollo toda la metodología necesaria. A mí me habría gustado tener esto hace diez años: una sistematización de cómo dar clase de una manera concreta a grupos instrumentales mixtos para que aprendan a través de los instrumentos de cuerda, con materiales organizados, planificación, etc., todos los contenidos curriculares de la asignatura de música. Es decir, un manual de instrucciones.

¿Qué te ha llevado a elegir este tema en tu tesis doctoral?

La sorpresa y la extrañeza que produce el hecho indiscutible de que 25 años después de implantarse la LOGSE en 1990, momento en que la enseñanza musical pasa a impartirse en todos los tramos de la Educación ­–ya no solo Historia de la Música en los cursos más avanzados de secundaria–los niños finalizan su etapa escolar sin saber música. Imagina si esto hubiera pasado con la asignatura de Matemáticas: que los chicos de 17 años no supieran sumar, nos obligaría a plantearnos que algo está fallando en la enseñanza de las Matemáticas. O lo que es peor, a nuestros políticos responsables de la cultura y de la educación, posibles víctimas de una educación artística deficiente les lleva a plantearse la paulatina e inexorable desaparición de la asignatura de música que es lo que está sucediendo. Que la enseñanza musical en los colegios no de frutos es ya la excusa que faltaba a los responsables educativos, cuyo desprecio hacia todo lo cultural y artístico es cada vez más evidente, para la supresión de la asignatura.

Sin embargo la Música, aparte de su valor cultural intrínseco, sirve además para muchas cosas como mejorar el rendimiento de otras áreas del conocimiento: la mayoría de mis alumnos de instrumento, tienen un rendimiento buenísimo en otras asignaturas, a pesar de dedicar menos tiempo a las mismas. No es casualidad ya que la música es un auténtico gimnasio para el cerebro, y un escenario para el desarrollo del pensamiento y de la sensibilidad humana, lejos de la educación productiva y lineal que está inundando las aulas. La música no solo debe enseñarse en los conservatorios, no es sólo para gente que quiera dedicarse a ello profesionalmente y ya Charles Darwin se sorprendía de que fuera la actividad humana más generalizada ya que estaba presente en todas las culturas por primitivas que fueran.

Yamaha ClassBand
Yamaha ClassBand

¿Qué se necesita para que un niño aprenda verdaderamente música durante su paso por el colegio?

Aunque parezca obvio, lo primero que se necesita es al niño. Bromas aparte y siguiendo con lo obvio, lo segundo es que el que enseña música, sepa música. Y esto, que parece evidente, no lo es para muchos. Hay colegios en los que el profesor de música no sabe leer un pentagrama, sólo toca a duras penas canciones muy básicas con la flauta dulce y evidentemente nunca podrá enseñar más de lo que sabe y se dedica a reproducir el aprendizaje que recibió como alumno en el colegio. Tercero, es necesario que lo que se enseñe sea música, me explico: La Ley Orgánica de la Educación (LOE), en un descarado recorte de asignación temporal ha unido en el mismo saco a la música y a las artes plásticas y para justificar esta tropelía propone objetivos para la asignatura de Música tales como pintar un violín, construir un instrumento, pintar musicogramas o hacer un dibujo mientras se escucha una sinfonía de Mozart. Eso es creativo, pero no es música. Pueden ser herramientas de apoyo para la audición, pero no son objetivos musicales en sí. El objetivo debería ser que el niño aprenda Música ¿Y qué es Música? Cantar, tocar un instrumento, componer, improvisar, leer una partitura, a un nivel elemental suficiente como para que ese niño años después tenga las herramientas necesarias para hacer música, para tocar con otros y disfrutar. Se trata de que a través de los instrumentos, los niños aprendan todos los contenidos musicales, es decir: hacer música, leer música, improvisación, ritmo, etc. y que esto se realice con instrumentos que puedan tener un recorrido posterior a su fase educativa. Un alumno que sólo haya aprendido en el colegio a tocar el triángulo tendrá pocas posibilidades de disfrute musical en el futuro y le resultará difícil formar una banda (de música) con sus amigos.

 FOTO: Encuentro Provincial de Orquestas Infantiles y Juveniles en Agosto de 2012 organizado por la Fundación “Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina” (SOIJAR).
FOTO: Encuentro Provincial de Orquestas Infantiles y Juveniles en Agosto de 2012 organizado por la Fundación “Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina” (SOIJAR).

¿Qué presupuesto se necesita?

Hemos hecho un estudio comparativo de lo que cuesta dotar a una clase de 24 alumnos de los denominados instrumentos Orff, usados tradicionalmente en la clase de Música (xilófonos, metalófonos, flautas y percusión) y lo que cuesta dotarla de violines, violas, violonchelos y contrabajos. Esta segunda opción es mucho más barata, en concreto unos 1000 euros más barata.

¿Conoces algún proyecto educativo que apueste por un sistema equiparable al que tú propones en la tesis?

De los 1700 que hay en la Comunidad de Madrid (España), he encontrado nueve colegios que tienen proyectos que van en esta línea: tres de ellos utilizan el método llamado Yamaha ClassBand, donde toda la clase estudia instrumentos de banda (como son el is blake from bachelorette dating y el read more). Dos colegios que utilizan el sistema de clase de cuerda (uno de ellos es el college writing from paragraph to essay teacher guide). En Estados Unidos e Inglaterra, sin embargo, esto es absolutamente normal: un 30% de los colegios norteamericanos incluyen como oferta musical en el aula, la clase de cuerda. Y un porcentaje aún mayor ofrece la clase de banda, donde los niños aprenden a tocar conjuntamente el trombón, la flauta, la tuba…

¿Crees que la formación que reciben los estudiantes de magisterio musical posibilita alcanzar los objetivos que te planteas en esta tesis?

Con la LOGSE en 1990 se crea la diplomatura de Magisterio Musical, pensada para preparar a maestros especializados en clase de música en la educación primaria. La intención fue buena, y no tanto los resultados ya que a esta enseñanza podían tener acceso alumnos que no tenían el más mínimo conocimiento musical previo. Todo es susceptible de empeorar y con la LOE de 2006 desaparece la especialidad quedando reducida a una mención dentro del grado de maestro en educación primaria con unos créditos relativos a la enseñanza de la Música. Tengo alumnos en la facultad de Magisterio que saben mucho menos de Música que algunos niños a los que también enseño que tienen 8 años. Remarco, mucho menos. Si esto lo viéramos en otras asignaturas resultaría chocante. Lo ideal sería que se contratara a licenciados de grado superior del conservatorio, y que éste contemplara más seriamente la pedagogía de la educación de la música o que se aprovechara el gran potencial de los estudiantes que han superado el grado profesional de música completando en la universidad su formación pedagógica.

Tesis de Rafael Villanueva Liñán, “La enseñanza musical instrumental en la enseñanza obligatoria: Análisis de la situación actual y la clase de cuerda como alternativa al currículo”. Próximamente publicada en la plataforma de la Universidad de Alcalá.

Información sobre Yamaha ClassBand: enseñanza de música en el aula a partir de instrumentos de banda.

Orquesta Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela 2015. IV Movimiento. IV Sinfonía de Tchaiskovsky.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.