Arquitectura: Cuando la inteligencia infantil es útil en el proceso creativo adulto

Proyecto Das Detroit Projekt en Bochum (Alarcón Linde Architects – ALAS)

La inteligencia infantil como fuente de información en el proceso creativo adulto. Esta es la premisa con la que parte ALAS (sex best free singles hookup site youtube.com) en su taller celebrado en Bochum (Alemania), parte de Das Detroit Projekt. Entrevistamos a Carlos Alarcón, que nos enseña a mirar la inteligencia infantil como algo útil en el proceso creativo adulto y no sólo como algo bello, pero anecdótico.

¿Para qué tomar en serio la creatividad de los niños?

Picasso decía «Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer». La mirada, la falta de prejuicios y la energía de los niños a la hora de afrontar la vida y su actividad diaria tienen un potencial y una frescura que a nosotros nos resultan muy inspiradores. Lo que realmente es difícil después, es cómo incorporar todo ese potencial a un pensamiento más complejo relacionado con las temáticas adultas, y eso es lo que nos interesaba explorar: Cómo transportar un problema de la complejidad de la situación de Bochum al mundo de los niños y cómo ejercer de intermediarios entre esas dos esferas y buscar una sinergia. Yo creo que la respuesta no es lineal, pero sin duda transportar el problema a la óptica de los niños sirve de ayuda y viendo cómo ellos leen la ciudad también extraemos conclusiones interesantes. También descubrimos nuevos lenguajes o formas de tratar los materiales en las maquetas, etc. Pensamos que combinar la ingenuidad infantil con la sabiduría que aporta la experiencia a un adulto es una buena actitud para afrontar los problemas y retos del mundo contemporáneo.

Proyecto Das Detroit Projekt en Bochum (Alarcón Linde Architects – ALAS)
Proyecto Das Detroit Projekt en Bochum (Alarcón Linde Architects – ALAS)

¿Qué es Das Detroit Project?

Es un proyecto que organizó el Schauspielhaus de Bochum, una ciudad en la cuenca del Ruhr donde hubo un empuje económico muy fuerte después de la guerra gracias a la minería e industria. En los años 60, cuando la minería empezó a debilitarse, se hizo un acuerdo con General Motors (con base en Detroit) para implantar en Bochum la principal fábrica de Opel en Europa. Esto supuso un empuje enorme para la ciudad, pero en la década de los 2010 Opel atravesó serios problemas económicos y decidieron cerrar la fábrica de Bochum. Entonces el Schauspielhaus decidió lanzar un proyecto con el fin de plantearse algunas de las preguntas que la ciudad tendría que afrontar en el futuro, canalizándolas a través del Arte. Por ello invitaron a una serie de artistas que tenían en común un lugar de origen donde hubiera una fábrica de Opel (Detroit, Zaragoza, Gliwice, etc.), para generar propuestas y actividades, con formatos plásticos, instalaciones, vídeos, etc. y nosotros hicimos este taller, invitados por Basurama. Nosotros pensamos: “si este proyecto tiene que ver con el futuro de Bochum ¿Por qué no intentamos focalizarlo en los que verdaderamente tienen que ver con el futuro de Bochum, que son los niños?” Ese fue el desencadenante del proyecto.

¿Para qué conectar a los niños con la Arquitectura?

La Arquitectura es un valor cultural como lo es la pintura, la música o la danza, y sin embargo es de las artes que menor interacción ha ofrecido hasta ahora a los niños, siendo una de las que más les afecta. El espacio y el entorno construido es al final una de las cosas que más nos afecta porque es nuestro hábitat. Claro que la dimensión técnica de la Arquitectura la hace en cierto sentido más inabarcable para un niño, pero la vivencia del espacio está al alcance de todos y los niños también lo desarrollan con muchísima creatividad en sus dibujos y construcciones. No sabemos hasta qué punto la casa cliché (con una puerta, dos ventanas y un tejado) que dibujan los niños de modo intuitivo, es consecuencia de nuestra influencia o si para un niño a una determinada edad una casa es así. Pero luego, mirando esos dibujos con un mayor detalle, te das cuenta de que ninguna casa es igual que otra, algunas más retorcidas que van más allá y se liberan de ciertas convenciones. Es un modo de ver lo maleables que son a ciertas convenciones pero también que cada uno, dentro de esas convenciones, es diferente.

Proyecto Das Detroit Projekt en Bochum (Alarcón Linde Architects – ALAS)
Proyecto Das Detroit Projekt en Bochum (Alarcón Linde Architects – ALAS)

¿En qué consistía el taller Das Detroit Projekt en Bochum?

Con este taller buscábamos cubrir cuatro puntos diferentes, que tenían que ver con el problema del solar que se nos planteó como lugar de trabajo y la ciudad de Bochum. Primero les entrevistamos. Empezamos con preguntas genéricas sobre el futuro tales como qué les gustaría hacer de mayores y después más relacionadas con el problema concreto como por ejemplo, qué se podría hacer con las fábricas que iban a cerrar. Nos sorprendieron con respuestas como hacer una fábrica de robots que hicieran los deberes de los niños o hacer un nuevo Coliseo donde lucharan hombres y animales en plan “regreso al futuro”. Después hicimos un mapa colectivo de la ciudad sobre unos paneles donde estaban localizados los puntos más importantes, y les pedimos que incluyeran lo que ellos conocían, y resultó interesante ver cuáles eran sus iconos urbanos. Muchos tenían que ver con tiendas, marcas y consumo, otros como el ayuntamiento o la estación eran elementos genéricos de cualquier ciudad. Esto nos hizo pensar que nuestras vivencias específicas de una ciudad, las que la hacen única y distinta de todas las demás, son muy difíciles de percibir y verbalizar y además se debilitan con los procesos globalizadores. Después propusimos que exploraran el solar abandonado donde se celebraba el taller para estudiar cómo ven e interactúan los niños con un “no-lugar” o residuo urbano post-industrial como el que planteó Basurama para el taller: Ellos se subían a las colinas de escombros como si de una conquista se tratara, alzaban árboles caídos, descubrían bunkers secretos; una auténtica exploración y una lección de cómo todo, hasta lo más arduo, se puede enfrentar de forma lúdica y como esa interpretación puede generar nuevas soluciones. La última actividad consistió en hacer maquetas con una paleta de materiales restringida con el fin de extraer el máximo de cada uno de los materiales. La variedad e intensidad de los resultados fue sorprendente.

¿Existe algún barrio o ciudad en la que se tome en cuenta al niño con respecto a su diseño y ordenamiento?

No conozco un proyecto concreto de arquitectura o urbanismo que se nutra del input o experiencia de los niños. Tiene que ver con lo que comentábamos antes de que la relación nunca puede ser lineal. Sí que hay muchos estudios de arquitectura y paisajismo que utilizan modelos más participativos en el diseño y construcción de espacios públicos y educativos, incluyendo también a los niños: Baupiloten, Ecosistema Urbano o Basurama en sus intervenciones urbanas. Un ejemplo clásico que dice mucho de una ciudad en este aspecto son los parques y las zonas de juego, es decir, la traducción más literal de espacios hechos para niños. Madrid, por ejemplo, es una catástrofe porque, salvo algunas felices excepciones como Madrid Río o Ecópolis en Rivas, los parques se basan en modelos repetidos y productos estándar, hechos sin ningún entendimiento de cómo es un niño y qué necesita para jugar. Los ejemplos que conocemos a valoramos en Berlín, Copenhague o Chicago muestran diseños específicos más osados y con una intencionalidad de entender cómo juega un niño y generar ambientes más cargados de misterio o más abiertos a la interpretación con elementos más interactivos como laberintos, zonas de escalada o fuentes con las que te mojas etc. El elemento de riesgo (de mojarse, de caerse, de perderse) se niega muchas veces en favor de la seguridad y con eso se pierde una de las esencias del juego y el aprendizaje.

Proyecto Model for a Qualitative Society del danés Palle Nielsen en 1968
Proyecto Model for a Qualitative Society del danés Palle Nielsen en 1968

En ese sentido, una referencia importante para nuestro taller de Bochum fue el proyecto Model for a Qualitative Society del danés dating ideas in shah alam en 1968, buscó estudiar el proceso de construcción de los niños, entender cómo creaban a partir del movimiento y qué relaciones generaban entre ellos durante el proceso, durante varias semanas. Este proyecto se ha revisitado en la actualidad por varias instituciones y se ha tenido que enfrentar a uno de los grandes retos de nuestra sociedad actual, la obsesión por la seguridad.


Trailer de Stadtsuche: Buscando tesoros en la ciudad. Das Detroit Projekt en Bochum (Alemania). Alarcón Linde Architects (Para activar los subtítulos en inglés, pincha en “CC”.


Trailer de Stadtsuche: Buscando tesoros en la ciudad. Das Detroit Projekt en Bochum (Alemania). Alarcón Linde Architects (Para activar los subtítulos en inglés, pincha en “CC”.

Para conocer más experiencias sobre urbanismo e infancia:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.