Editorial

La solución humana

Frente al mundo animal no estamos los humanos especialmente bien dotados. Ni tenemos la visión del águila, ni corremos como el guepardo, ni tenemos la fuerza del elefante…nuestra solución humana frente al peligro ha sido: erguirse, pensar y postergar la gratificación.

La solución humana
La solución humana

Ponerse en pie en puro equilibrio es una solución imaginativa para poder avistar de lejos tanto el peligro como la solución. Sólo al ver lo difícil que para un bebé es dar los primeros pasos, apreciamos el esfuerzo que nuestra especie arrastra de siglos.

Pensar la solución ante los problemas plantados en el diario vivir, ha sido otra solución que ha funcionado desde las cavernas a la complejidad ciudadana actual. Pero quizá la solución más humana, lo que más nos define como persona y nos aleja del mundo animal, ha sido y sigue siendo postergar la gratificación:  trabajar la herramienta hasta afilar el borde y convertir en útil cortante lo que era una tosca piedra; condimentar y cocinar la carne; plantar la semilla y esperar la cosecha.

Hasta el actual escenario post pandemia que nos reta, una vez más, a levantarnos, pensar el mundo al que queremos llegar y trabajar sin descanso postergando la gratificación para las generaciones aún por nacer.

De estas facultades humanas ante la adversidad surge la fortaleza necesaria para realizar con creatividad y valentía los proyectos  que nos sostienen individual y colectivamente.

Junio 2021                                                                                                                       Leticia Escardó