Música, ceguera y escuela. Por una alfabetización musical total

 

Entrevistamos a los cinco especialistas en educación musical de la ONCE, que coordinan una red nacional y ponen a disposición de todos los profesores de música en ámbito público o privado, la orientación, formación, ayuda y material necesarios para apoyar al niño ciego en el aula y asegurar su alfabetización musical. Los Centros de Recursos Educativos de la ONCE (CRE) atienden a la población escolar y en algunos casos también se amplía jóvenes estudiantes de música.

Acercar la música en todo su esplendor al niño ciego o con problemas de visión y apoyar al profesor de música que se encuentra por vez primera en esta situación. A esto se dedica la red de Recursos Educativos de la ONCE, y en concreto, sus especialistas en la materia de Música en Pontevedra, Sevilla, Alicante, Madrid y Barcelona. Entrevistamos a José Luis Pastoriza López, Marián Martínez Beleño, Mª Dolores García Payá, Mª del Mar López Capote y Mar Calvet López e Isidro Vallés Castelló, expertos en educación musical, amantes de la Música y firmes defensores de la Música como educación fundamental para cualquier niño en desarrollo.

¿Es la música para la persona ciega un modo adicional de interpretar el mundo?

La música es un modo de captar, imaginar cosas y recordar. La música ayuda a complementar información, pero sobre todo es un arte muy accesible en el que el sentido de la vista no es necesario para su realización. El interés del niño ciego hacia la música es superior al de muchos niños videntes, porque la Música resulta muy atractiva y le permite disfrutar plenamente porque es muy placentera. Y esto para él supone un refuerzo de su autoestima, comunicación con los demás y eventualmente en su integración.

¿Qué efectos se producen en el niño ciego cuando se le da la oportunidad de entrar en contacto con la música y la disfruta?

Inicialmente para el niño supone el desarrollo físico a través de la coordinación de ritmo y el movimiento, el descubrir también el desarrollo de su esquema corporal, que pueda expresarse también a través de todos los elementos corporales (desde los pies, elementos más graves, hasta los dedos de las manos, elementos más agudos) y esto trabajado en conjunto y en grupo ayuda a que el niño pueda expresarse y al mismo tiempo desarrollar unas habilidades que de otro modo no podría hacer, como es correr, saltar, brincar…y coordinarse con todos los compañeros. La música favorece y potencia todas estas acciones y sin ella, el niño ciego podría no hacerlo jamás. El aula de música resulta un estímulo multisensorial para mejorar el desarrollo de todas las capacidades, y por ello resulta especialmente beneficiosa.

¿Qué propone la ONCE al colegio con niños escolarizados con discapacidad visual, en concreto en el aula de música en la escuela Primaria y Secundaria?

Fundamentalmente, que todos los recursos que se utilizan en tinta, sean adaptados al Braille, por lo que para tranquilidad del profesor, cualquier partitura se puede adaptar a este código, reflejando fielmente lo que dice la partitura en tinta. También ayudamos a que el niño aprenda a desarrollar su formación, su independencia y que pueda también expresarse con su máquina (con la que se escribe Braille) igual que los demás. También ofrecemos recursos didácticos que tienen los profesores en el aula en tinta y braille, como por ejemplo: coleccionables de láminas de instrumentos musicales en relieve para que el alumno ciego pueda tocarlas y hacerse a la idea de la forma de los instrumentos (porque es muy difícil tener todos los instrumentos del mundo en el aula).

Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Madrid.
Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Madrid.

¿Qué ofrece la ONCE al profesor de música que cuente en su grupo con un alumno ciego o con baja visión?

Cada uno de los equipos (Centros de Recursos Educativos – CRE) ofrece cursos de formación, seminarios, etc. de Musicografía (Braille musical) para el profesorado de primaria y secundaria con alumnos de este perfil, y para profesores de escuelas de música y conservatorios, a medida que se van produciendo necesidades y demandas en los diferentes territorios. También ofrecemos asesoramiento continuado en la medida que los profesores lo necesiten. En el CRE de Alicante se ofrecen cursos a todo el profesorado en general, pero hacemos una selección para que, en caso de haber plazas limitadas, tengan preferencia los docentes con alumnos con problemas visuales. Sabemos que son cursos atractivos para el profesorado, pero nos interesa llegar a aquellos que necesiten aplicarlo.

Mar Clavet López, hoy perteneciente al CRE de la ONCE de Barcelona, ha sido profesora de música en la escuela y usuaria de este servicio al encontrarse en la necesidad de aprender musicografía y técnicas de enseñanza de música a alumnos ciegos, y resalta: “Yo no tenía ninguna experiencia en este aspecto y cuando pedí ayuda, el equipo del especialistas de la ONCE se coordinó con el profesor itinerante que daba soporte a ese alumno fuera de la escuela y conmigo y pude obtener la respuesta a todas las inquietudes que me generaba esa nueva situación. Resultó liberador. La realidad es que la respuesta del CRE fue rápida, directa y de un valor incalculable”.

¿Qué es la Musicografía?

La Musicografía es el modo de representar la música en Braille, que es totalmente distinta al modo de representación en tinta. Por ejemplo no existe el pentagrama, sino que la música se representa en renglones horizontales (el concepto de altura carece de valor y se representa a través de los signos de octava). La clave tampoco tiene significado realmente en la práctica que tiene en tinta. Los mismos caracteres de la música se utilizan para los textos: de ahí que las notas Do, Re, Mi, Fa, Sol, La Si, en Braille se corresponden con las letras D, E, F, G, H, I, J. En Braille no es posible escribir sonidos superpuestos (acordes) sino que se escribiría horizontalmente y dependiendo de la mano para la que están escritas, se leerá el acorde en una u otra dirección (si está escrito para la mano derecha, se escribe la nota más aguda y los demás sonidos se representan con las correspondientes signos de intervalo respecto de esa nota; y si está escrito para la mano izquierda, se escribe la nota más grave y las demás con los intervalos correspondientes respecto a esa nota).

Lo fundamental es la formación del alumno: el niño debe aprender la formación musical en Braille pero también en tinta, para poder transmitir y reflejar las diferencias que existen entre cómo él lo entiende, y cómo lo entiende el profesor. El alumno debe ser el soporte informativo que aclare las dudas del profesor. En el Conservatorio, con la complejización de las obras, esto adquiere una mayor relevancia para instrumentos polifónicos, etc. En definitiva, somos defensores de la alfabetización musical y procuramos que haya una concienciación de que el alumno ciego aprenda la Musicografía en Braille.

Notas musicales en Braille
Notas musicales en Braille

 

¿Cómo aprende un niño ciego a tocar un instrumento?

Depende de la música de la que hablemos. En el caso de la música de aula, el aprendizaje requiere un poco más de tiempo para entender cómo se coge y manipula el instrumento para hacerlo sonar, pero es cuestión de minutos. Simplemente, el alumno ciego no tiene el feedback visual de los compañeros y por ello necesita ser más corregido. Las consignas han de ser adaptadas siempre en base al interés del alumno: No es “Mira mi brazo” sino “Toca mi brazo, cógelo”. Mª del Mar López Capote (CRE de Madrid) cuenta una historia personal de su aprendizaje del piano: “Cuando yo empecé a tocar el piano con 11 años, mi profesora, que también era ciega, estaba muy atenta a mi postura, la posición de mis brazos, el manejo del pedal, etc. Pero cuando vio que ya lo hacía bien, se olvidó de corregirme y cogí un vicio tremendo: levantar el pie entero del pedal y no solo la punta, generando una tensión enorme en todo mi cuerpo. Me tiré 3 ó 4 años tocando con ese vicio y obras cada vez de mayor envergadura. Al entrar en una academia de música, la profesora nueva lo percibió rápidamente, y me hizo volver a la técnica elemental de piano. Me costó mucho reconducir mi postura, pero al mes me puse al día”.

Música para Piano. Manual Internacional de Musicografía en Braille. Ejemplo 15-11 (pág. 127).
Música para Piano. Manual Internacional de Musicografía en Braille. Ejemplo 15-11 (pág. 127).

¿Y la música en grupo?

Simplemente con que el alumno tenga la partitura con un poco de anticipación y pueda leerla, y en clase reciba las consignas orales adecuadas del director, la música en grupo es uno de los aspectos positivos del aprendizaje de la música, por lo lúdico y lo social que supone. Los cambios de tempo son verbalizados e internalizados en los ensayos. Cuando un alumno ciego accede a tocar música en grupo, ya tiene un rodaje en el aprendizaje de la música, por lo que no se encuentra con ninguna dificultad importante.

¿Con qué recursos cuenta la persona ciega a la hora de componer música?

Programas como el Braille Music Editor (BME) oficializado en la ONCE, permiten la escritura y la edición de música en código Braille y tiene la ventaja de que se puede exportar el fichero a un formato .xml de forma que se puede convertir en una partitura en tinta con pentagramas. Se puede escribir música para diferentes instrumentos y recibir un feedback auditivo a la hora de componer canciones. También hay programas secuenciadores accesibles a nivel tecnológico. Al ser menos usuarios con respecto a los programas de edición de música tradicionales, la evolución es algo más lenta. Los sintetizadores también son utilizados para componer y jugar con la música a nivel aficionado.

Notación musical en Braille ¿Existe alguna base de datos de libre acceso para profesores de música con alumnos ciegos?

Los profesores de música pueden acceder a todo el material que proporcione la ONCE, cuando cuentan con un alumno ciego, transcrito a notación musical en Braille. Existe un catálogo para pedir las obras que necesite cualquier profesor, y cuenta con la orientación del equipo del CRE para seleccionar las obras más adecuadas en función del perfil del alumno y de la etapa evolutiva. Es un material muy específico al servicio de las personas con discapacidad musical.

Marga Gutiérrez del Arroyo
Psicóloga

 Para saber más

2 comentarios

  1. Hola, mi nombre es Gustavo Peralta y radico en la ciudad de México, soy profesor de piano y tengo una alumna que tiene 90 años y ha perdido gran porcentaje de visión pero quiere seguir tocando el piano ya que ella fue pianista, practicamente le tengo que ir dictando lo que yo veo en la partitura y es todo un reto para ambos. Quiero preguntarles si ustedes en su existen partituras en 3D de la forma en que normalmente leemos porque eso facilitaría mucho las cosas. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.