Crear para primero sobrevivir y luego vivir feliz

He tenido que volver a los inicios, aquel tiempo universitario del primer lustro de los años noventa en que había que insistir a los protagonistas para hacerles una entrevista o bien para que participaran en un reportaje. La vocación y la responsabilidad, entonces como ahora, latiendo. El impulso de la primera juventud no ha menguado, diría más: primero se estabilizó y a continuación siguió creciendo a pesar de las dificultades. Me he acercado al Máster en Arteterapia y Educación Artística en Inclusión Social interuniversitario de la Complutense, de la Autónoma de Madrid y de la U. de Valladolid, no solo para darte a conocer su labor, sino también para interpretar de la mano de su Coordinadora de Prácticas, la doctora Marián López, las circunstancias de nuestro tiempo. Ella junto a un grupo de compañeros lo montó allá por el año 2000, y tam-bién fue su Directora. En la actualidad, lo dirige Julio Romero Rodríguez.

La doctora Marian López

López se muestra con tono alegre, asertivo y con unas dosis de ironía a lo largo de la conversación. Ella y sus compañeros de este programa han hecho autocrítica desde sus inicios hasta hoy. En palabras de López “hemos definido mucho mejor no tanto los contenidos sino más bien las dinámicas y las metodologías docentes. Algunas de las asignaturas que implicaban dinámicas participativas se han dividido en dos, y también ha cambiado la forma de darse en lugar de dos horas y media y dos horas y media, se ha hecho una sesión grande de 5 horas.”
La Universidad española y las empresas durante años vivieron en mundos paralelos, y cuando comenzaron a reencontrarse entre finales de los ochenta y principios de los noventa surgieron desde intereses comunes como que las compañías necesitaban be-carios a coste cero o con becas precarias, salvo alguna excepción. Y las universidades ofrecerles a sus estudiantes prácticas más allá de sus propias aulas, laboratorios y centros de prácticas porque también eran incapaces de crear o mantener esas cir-cunstancias con un profesorado demasiado anquilosado, salvo una minoría de exce-lentes profesores e investigadores con quienes éste que escribe y otros estudiantes sí pudimos vivir como universitarios y profesionales en formación. Este es uno de los problemas de España, que aún seguimos adoleciendo. ¿Qué respuestas se están dando desde el Máster en Arteterapia y Educación Artística en Inclusión Social interuniversi-tario de la UCM, la UAM y la UVA?
Habla claro Marián López“con respecto a las prácticas hemos introducido la figura del Supervisor Externo que a través de Asociaciones Profesionales viene a supervisar a los estudiantes que están haciendo las prácticas profesionales porque pensábamos que era una visión desde la profesión, que es una profesión incipiente que podía ayudar.” Y no se queda ahí, sino que da a conocer a la opinión pública una circunstancia injus-ta con la que hay que acabar: que cualquier empleado competente y honrado tenga un buen sueldo por los quehaceres que desarrolla. ¿Qué está sucediendo con los ho-norarios del Supervisor Externo?
López constata: “creemos que la tarea que hacen los Supervisores Externos debiera estar remunerada, que no lo está.”
En España y en otros países desde hace demasiado tiempo se confunde la vocación y el trabajar por el amor al arte con un comportamiento ético, moral y legal, lícito. No lo es. Si cualquiera que ejerce bien su trabajo y con honestidad por cuenta propia o ajena, en lo público o lo privado, cobra un sueldo, quien trabaja con la pasión voca-cional aporta un plus y, por tanto, ha de ser recompensado como tal en todos los órdenes, empezando por el económico y el trato digno.
Los achaques de salud nos afectan a todos, por ello Marián López se suma a otros arteterapeutas, filósofos y científicos que eligen la prevención antes que las terapias de choque. Y nos habla de los métodos de asistencia preventiva que se están desarro-llando en la región de Madrid: “por ejemplo toda la labor que están haciendo los Cen-tros de Salud Comunitaria y los Centros de Salud del Ayuntamiento de Madrid, van mucho en esa línea, trabajo de prevención más que de intervención.”

Mujeres haciendo un ejercicio de arteterapia

Que la endogamia es una enfermedad que afecta al sistema universitario español y también a esa institución en otras naciones es de sobra conocido. En España desde 1939 hasta hoy. Y de hecho uno de los motivos que impulsó a Marián López y al resto de sus compañeros de este Máster a hacerlo interuniversitario fue la falta de profeso-rado de calidad en sus respectivas universidades. Así nos lo relata: “esto es un Máster interdisciplinario y lo hicimos interuniversitario porque no podíamos conseguir el cuerpo de profesores y profesoras en una sola universidad, y vimos con el resto de universidades con las cuales ya teníamos previamente un Doctorado interuniversitario en tema similar, y nos lanzamos a hacer un Máster interuniversitario”.
Cuando al menos un pequeño grupo de la estructura educativa es capaz de mirar más allá de los intereses de unos cuantos, y poner la perspectiva en las circunstancias co-munes, se contribuye a la vertebración de un país. Esa es parte de la labor de Marián López y de esos equipos de la UCM, de la UAM, de la UVA, de la U. de Granada y de la U. de Barcelona. Tras una nueva profunda sonrisa, López añade: “nosotros colabora-mos con un Doctorado con la Universidad de Barcelona y la Universidad de Granada, y me parece que todo son ganancias porque al final conseguimos el trabajo en red con los mejores profesionales de ambas universidades, lo que es necesario es que haya un mínimo de flexibilidad, un mínimo de sentido común, y a lo mejor todos tenemos que ceder un poquito para conseguir cosas comunes que van en beneficio de las nuevas generaciones.”
En España aún no solo hay diferencias salariales en un mismo puesto laboral entre hombres y mujeres, sino también eso ocurre dentro de una misma empresa en fun-ción de su ubicación regional, no cobra igual haciendo el mismo desempeño y con la misma calidad un empleado de Madrid, que de Andalucía o Galicia. Tampoco en esas o en las restantes Comunidades Autónomas, el coste de la vida es igual. ¿Cómo se refleja esto en un Máster Interuniversitario?
En los precios de sus tasas. Así lo ve Marián López: “Otro elemento importante y ab-surdo es que cada CC.AA. tiene unas tasas por Máster, y Valladolid paga muchísimo menos que la gente que se matricula por la UAM y la UCM, recibiendo exactamente lo mismo, entonces se encuentran dos alumnos en el mismo aula en la que uno paga un coste elevadísimo que puso la Comunidad de Madrid -que aunque lo ha bajado un po-co, sigue siendo elevadísimo-, con un coste infinitamente menor en Castilla León. Lo cual es absurdo. ¿Y a mí cuando me lo dicen los alumnos?, les digo: Justo no es, pero es legal. Pues trabajamos con cosas que son legales pero no son muy justas.”
Libro, El hilo de Aridane

Tampoco resulta inteligente que cada año cuando los estudiantes tienen que sacar libros de las bibliotecas de las otras dos universidades, el profesorado tenga que ha-cer cartas firmadas y entregadas a los Directores de cada una de ellas para que los jóvenes puedan acceder a esos fondos bibliográficos. Esto es demasiado antiguo, en-tre los años 1999 a 2002 lo viví junto a los compañeros de Doctorado y Máster. Hecha esta acotación personal, Marián López toma la palabra para reivindicar las necesida-des administrativas del sistema universitario español: «Que los docentes e investiga-dores nos tengamos que preocupar por ejemplo de que los alumnos que son de Valla-dolid que tienen que sacar libros de la UCM, son pequeños trámites que de alguna ma-nera se complican y que nos dificultan el día a día.”
Que la circunstancia internacional lleva tiempo empobrecida, a pesar de contar con más recursos que nunca en la Historia, se observa en los recortes a la Educación y al I+D+i. Eso repercute en, por un lado, que sea difícil traer a profesionales extranjeros para hacer puestas en común y colaborar en la formación de los jóvenes y, por otro, en que los docentes y científicos españoles vean reducidas sus posibilidades de salir a esos países. Esta es la realidad contada por Marián López: “los Máster tienen que tener una dotación económica mayor para que de alguna manera se pueda invitar a pro-fesionales extranjeros dado que los conocemos a todos, y trabajan estupendamente, acabamos de venir del XIV Congreso de Terapias de las Artes que estaba lleno de pro-fesionales de USA, Australia, Japón, etc, y es una pena que no los podamos traer por el presupuesto injusto y desajustado. Teníamos unas ayudas del MEC que eran para la movilidad del profesorado extranjero de calidad que hace como 3 años que han dejado de existir, y esa falta de ayudas a la Educación merma las posibilidades que tienen los alumnos de recibir tanto del trabajo de investigación como de ámbito profesional de todo lo que está pasando en el Mundo.”
Mucho han de meditar también las entidades privadas españolas acerca de su apuesta por el I+D+i. Pocas apuestan con convicción. Y el rancio debate entre lo público y pri-vado con posturas antagónicas ha de tratarse y superarse como cualquier virus que ataca a un órgano humano y acaba infectando al resto del organismo.
El futuro está unido al presente y tiene sus raíces en el pasado. Y las biografías perso-nales quedan marcadas por las vivencias, el cuerpo tiene huellas que sanar. Heridas que afectan a cualquiera: empresarios, niños, adolescentes, mujeres, inmigrantes, políticos, periodistas, divas. Hace unos días, Save the Children en un Informe daba a conocer que el 70% de los casos de abuso sexual ni siquiera van a juicio porque no se cree el testimonio de los niños. El profesor de Harvard Bessel Van der Kolk ha com-probado que 4 de cada 10 adultos ha sufrido abusos en su niñez. El % es altísimo, y esos traumas a posteriori llevan a quienes lo sufren a recurrir a las drogas o al alcohol para taparlos. En lugar de buscar la sanación, se generan otras llagas dolorosísimas. Recordando a Van der Kolk, Maríán López pone el énfasis en cómo detectar esos ca-sos y afrontarlos: “esos trastornos tienen su origen una conducta desadaptativa que le lleva a una privación de la libertad y a no poder elaborar todo un trauma que viene de niño.”
¿Cómo se producen esas agresiones e injusticias?
López-Fernández las explica “El problema está cuando se utiliza el insulto o la alteri-dad en negativo, es decir deshumanizar al otro para sentir que lo puedes destruir. Y ese es el problema de toda la sociedad en general. Cuando tú deshumanizas y quitas las características humanas al otro le puedes dar una paliza en el recreo, y lo grabas en el móvil y se lo cuentas a todos tus amigos porque a quien realmente le estás dan-do una paliza no es a un niño sino a un perro. Y con la misma se lo haces a una persona de otro país porque vete tú a saber si viene a robar, fíjate todo lo que está pasando con la Islamofobia.”
Y de esta manera el problema interpersonal, familiar o grupal pasa a convertirse en una lacra social porque además los partidos políticos en lugar de colaborar en buscar soluciones junto a los afectados y a los profesionales competentes, azuzan los en-frentamientos. Así nos lo sintetiza Marián López “la fractura social sí que es una línea roja, cuando un partido político de un lado o del otro utiliza la fractura social para su propio beneficio político eso es una responsabilidad muy grave y es una responsabili-dad histórica.”
Desde la arteterapia se aborda ese proceso de aprendizaje y sanación. Marián López y otros arteterapeutas llevan años trabajando por formar conciencias cívicas en Eu-ropa y el Mundo. Colaboran por la paz europea y mundial. Mucho buen arteterapeuta es necesario y gente dañada dispuesta a recibir sus terapias ante fenómenos de hoy como el Brexit o los grupos extremistas en España, Holanda, Francia, Polonia, Ale-mania, Venezuela, Rusia, Estados Unidos, Israel, Irán, Irak o República Centroafrica-na…
¿Qué terapias artísticas nos ofrecen?
López nos propone “tendríamos que aplicar una terapia antinarcicista muchas veces. Primero tendríamos que ponerlos a trabajar en grupo, analizar cómo son sus compor-tamientos dibujando algo en común y luego fundamentalmente haciéndoselo ver. Porque es verdad que muchas veces son comportamientos inconscientes que has tomado de comportamientos familiares, de modelos que los has interiorizado y los repites porque piensas que no puede haber otros. Creo que hay que desarmar al narcisista como dice el título de un libro, cómo se le desarma: pues a base de empatía y de pen-sar que uno no necesita que le estén dorando la píldora o desautorizando al otro para autorizarse a sí mismo.”
Varias personas aplicando el dibujo como método de aprendizaje y sanación

Vivimos un tiempo en que pensar diferente en lugar de ser visto como algo positivo y enriquecedor, es contemplado como una lacra y empleado como arma arrojadiza. No es nuevo, esto ya ha ocurrido en otros momentos de la Historia. ¿Cómo superarlo?
Con conocimiento de causa Marián López aporta soluciones: “El disenso no es malo, nosotros aprendemos de los conflictos, los niños aprenden de los conflictos. Y los se-res humanos aprendiendo a resolver conflictos aprendemos como personas, pero no a través de la violencia, sino de la creatividad, de probar otros modos, de probar otras maneras de entrar y llamar a las cosas para que no suene a antiguo, etc. Todo eso que nos resuena en la memoria histórica en el derecho y en el sistema límbico en vez que en el prefrontal que es el que deberíamos de trabajar. Creo que todo esto -nueva sonrisa- es cuestión del sistema límbico, es decir la gente está trabajando a través de la amígdala y no del cerebro prefrontal, no está usando los lóbulos prefrontales que son los que nos distinguen de los otros animales. Nosotros a través de los lóbulos pre-frontales somos capaces de interpretar la cara de la otra persona, tenemos la capaci-dad de entender qué es lo que está sucediendo, tenemos la capacidad de inferir y de comunicarnos. Y de que no nos llene de ira el mundo entero simplemente porque el otro vive de una forma distinta.”
Manuel Carmona Rodríguez