Una mañana con Dan Zass

Danza como terapia para el trastorno del espectro autista (TEA)

Entramos en una clase de danza impartida por la Asociación Dan Zass en el Colegio Concertado de Educación Especial CEPRI de Majadahonda (Madrid), específico de autismo y/o trastornos graves de la personalidad. Lo que ocurre dentro es divertido y definitivamente emocionante: equilibrismos, saltos, giros, balanceos e improvisación. Cristina Arauzo y Ana Erdozain, profesoras a cargo de esta sesión, nos explican las peculiaridades de la danza con niños diagnosticados con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

https://jamesenye.com/
Son las 13:30 en el Colegio Concertado de Educación Especial CEPRI de Majadahonda (Madrid) y toca Expresión Artística. Se trata de una actividad extra a petición de los padres interesados, por lo que cinco chicos aparecen en un gimnasio de grandes dimensiones. Son Carlos (10), Cristina (11), Clara (17), Sofía (19) y Vicky (16), y todos comparten un mismo diagnóstico pero sobre todo el mismo disfrute al bailar. Por ello llegan contentos y sonrientes a saludar a sus profesoras Cristina Arauzo y Ana Erdozain, fundadora-profesora y profesora respectivamente de la https://seamagic.org/, que lleva años impartiendo danza en este centro y en otros tantos de Madrid (A.V. El Parque de Comillas Grupo Abierto en Carabanchel, Centro Ocupacional Ángel de la Guarda en Ciudad Lineal, Centro Ocupacional Carabanchel, Centro Ocupacional San Blas, Centro Ocupacional Ciudad Lineal, Centro de Día de personas con discapacidad física Argüelles y Asociación ProTgd en Alcorcón). “Procuramos estimular su autonomía y participación en la organización de las sesiones: ellos llegan solos al aula, colocan las sillas, van colocando el material, etc.”. Porque esta será una hora de clase, pero también una oportunidad para que sigan trabajando cosas de fuera del aula.

Bajo el lema “Mi lema: sin límites” (Isadora Duncan), esta asociación quiere hacer visible lo invisible, o en palabras de Cristina “No somos conscientes de que el mundo de la diversidad funcional está compuesto por muchas personas muy variadas: La mayoría permanecen en la sombra, sin poder acceder a actividades tan completas como la danza”.

Dan Zass ofrece formación y asesoramiento a profesionales y centros del ámbito social y artes escénicas: Danza, Música y Teatro para personas con diversidad funcional, porque la enseñanza de las artes escénicas a personas con TEA es muy diferente a la enseñanza rutinaria. Así que bajo la generosidad de Cristina y Ana, La Terapia del Arte se hace eco y retransmite su visión de este colectivo en contacto con la danza, a partir de la asistencia a una de sus clases.

Comienza la clase con saludos (abrazos y besos a elección propia) y un continuo “Suave, suave, muy bien” de las profesoras ante la excitación de los chicos ante la vuelta de las navidades. Es momento de señalar dónde están y las actividades que se harán en la clase para que puedan anticipar y darles confianza a través de un Sistema Aumentativo de Comunicación (SAC) con pictogramas y fotografías: “Ahora estamos en expresión artística. Vamos a empezar a trabajar con las manos. Después con las sillas…” y así una a una, irán conociendo las actividades de la sesión de hoy, para que no haya sorpresas y saber lo que podrán esperar. Esta información siempre queda a la vista de todos, para ayudarles a tomar conciencia del tiempo transcurrido y del tiempo restante de la sesión.

http://www.fremontfamilyresources.org/

Tal como vemos en esta fotografía, los alumnos se encuentran haciendo ejercicios de danza en la silla (indicado por la flecha roja). Ya han terminado los ejercicios de tacto y manos (fotografía tapada en la que aún se dejan ver los dedos), y aún queda algo en el futuro antes del fin de la sesión (el futuro se representa en azul), que será improvisación de baile y salir al patio.

El objetivo de los ejercicios de manos estimular la propiocepción (capacidad de sentir la posición de las diferentes partes corporales) mediante el tacto y la ayuda al movimiento (sin dirigirlo) a través de técnicas como el contact-improvisación y la danza-teatro, el reconocimiento del propio cuerpo, la estimulación de la memoria motriz para generar herramientas que se utilizarán después, pero también algo muy importante: confiar en el otro y aumentar su tolerancia al tacto: “Es importante trabajar desde el contacto para favorecer nuestro auto reconocimiento y nuestra permanencia en el aquí y ahora”.

https://thebugmanservices.com/

Llega el momento de moverse, de ejercicios de equilibrio, de saltos, balanceos, y desplazamientos tales como volteretas y giros por la sala cual peonzas. Sus rostros expresan alegría, desconcierto y sorpresa. Pero también sinceridad y rapidez de adaptación a un nuevo movimiento propuesto. “Aprovechamos los reflejos de movimiento que evolutivamente se van perdiendo, pero que muchos mantienen, como el reflejo palmar, para sugerirles movimientos. Y no nos olvidamos de las propuestas sonoras: onomatopeyas, palabras, ecolalias y sonidos que podamos proyectar desde y con nuestro cuerpo”.

Fotografias Solidarias

La clase está llegando a su fin: es momento de improvisar a partir de la música y ahora son ellos los que mandan. Van saliendo de dos en dos, mientras los demás esperan su turno sentados, observando pacientemente, y acompañados de las profesoras que continúan aquellos movimientos que los chicos generan de manera espontánea, la sala se convierte en una paleta de movimientos únicos. “En muchos momentos de la improvisación partimos de sus estereotipias, que están en ellos de forma natural” (las estereotipias son movimientos, posturas o voces repetitivos o ritualizados sin un fin determinado). Y es que Dan Zass parte de la premisa de trabajar desde las capacidades de las personas y no desde las limitaciones, para poder favorecer espacios donde puedan desarrollar sus inquietudes artísticas, y creando un espacio al movimiento natural de cada persona, acompañándolo, incentivándolo, y estimulándolo. “La estereotipia es un recurso motriz más del que partimos, para luego ir proponiendo alternativas“ explica Cristina.

 

Ahora salimos todos a bailar ¡Desde el corazón!”, momento en que Cristina y Ana tienen veinte ojos puestos en los movimientos de cada alumno, y van apoyándoles en sus creaciones espontáneas y acercando los unos a los otros poco a poco. Se crea una energía en el ambiente que solo se entiende cuando uno participa en él o lo presencia a tan corta distancia.

Los chicos se van al patio, como manda el panel de actividades, contentos y bailados.

Si quieres conocer las actividades que realiza Dan Zass (clases, talleres monográficos, formación y sus programas de voluntariado) visita www.danzass.com

Marga Gutiérrez del Arroyo
Psicóloga

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.