Entrevista a Elisa Ortiz

Elisa Ortiz en una sesión en el Hospital 12 de Octubre de Madrid (Fundación Música en Vena, 2017)

Música valiente y para las personas

Elisa Ortiz (Puebla de Almoradiel, Toledo, 1990) tuvo claro desde muy joven que quería estudiar violoncello. Ahora lo utiliza en proyectos innovadores y valientes, demostrando que la Música puede hacer algo más que divertir o emocionar: puede cambiar irreversiblemente el curso de las cosas.

¿Quién es Elisa Ortiz?

Elisa Ortiz (Puebla de Almoradiel, Toledo, 1990) tuvo claro desde muy joven que quería estudiar violoncello. Ha estudiado en el Conservatorio de Música de Alcázar de San Juan- Campo de Criptana (Ciudad Real, España) y Arturo Soria de Madrid. En 2016 obtiene la titulación superior y el título en interpretación musical avanzada con María Casado y Asier Polo en la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX). Actualmente compagina su labor profesional con la carrera de Psicología, y muchos otros proyectos.

¿En qué proyectos estás invirtiendo tus esfuerzos profesionales actualmente?

Fundamentalmente sociales. Soy profesora de violoncello en el https://equipalescasillas.com/app-for-dating-foreigners/, donde actualmente realizamos intervención social a través de la música con 60 niños y niñas y sus familias en riesgo de exclusión social, acercando la educación sinfónica de manera gratuita y apoyándoles a desarrollar todo su potencial como personas activas, críticas y empoderadas. De este proyecto nació el Cuarteto Okendo (formado por profesores del programa) con el objetivo de acercar música diversa a toda clase de escenarios y públicos. Recientemente fui seleccionada para formar parte del http://csnleague.co.uk/, como músico interno residente que la https://cookingsystems.net/ lleva a cabo con el hospital 12 de Octubre de Madrid, un estudio clínico muy pionero en nuestro país.

Músicos Internos Residentes de Música en Vena (Fundación Música en Vena, 2017)

¿En qué consiste concretamente el proyecto MIR – Músicos Internos Residentes, de la Fund. Música en Vena?

El proyecto MIR pretende demostrar de manera objetiva los efectos que tiene la música en determinados enfermos, como por ejemplo, que pacientes con ventilación mecánica reduzcan el tiempo de intubación, que se necesite menos analgesia para pacientes con dolores, se reduzca el estrés del ingresado… pretende que la música se convierta en un “medicamento” y que la figura del músico pase a ser un empleado más del equipo sanitario del hospital, abriendo nuevas vías laborales a músicos profesionales.

Para ello se realizan mediciones con una duración de 30 minutos en la que el paciente recibe música en directo. Se recogen datos (constantes, cortisol…) antes de la exposición a la música, durante la intervención y al final. Hasta Julio de 2017, el servicio de medicina intensiva, neonatología y rehabilitación del suelo pélvico han sido los pacientes que se han incluido en el estudio, pero a partir de septiembre se unirán cardiología y hematología.

Es un estudio clínico que tendrá tres años de duración y que se lleva a cabo en el Hospital 12 de Octubre de Madrid junto con Música en Vena.

En las pruebas de selección se buscaban músicos con un sonido capaz de transmitir, dulce y agradable con un volumen poco estridente, porque determinados decibelios para pacientes pueden llegar a ser perjudiciales en lugar de beneficiosos (especialmente en pacientes de Neonatología). A nivel psicológico se buscaban músicos empáticos, con buena capacidad comunicativa y de adaptabilidad a las circunstancias. Esto es importante, porque no solo nos limitamos a tocar, sino a comunicarnos con pacientes y familiares en una situación muy especial. Además, debemos adaptarnos a los tiempos, a las pruebas, a las mejorías o empeoramiento de los pacientes y al nivel de estrés del propio personal sanitario.

¿Qué datos pretende recoger MIR, qué hipótesis plantea y a partir de qué datos se construye?

Música en Vena lleva más de cinco años acercando música por todos los hospitales de Madrid gracias a la colaboración de infinidad de músicos. Más de una vez pudieron observar en directo los efectos que ésta tenía; en Neonatología, un bebé incapaz de succionar, tras escuchar una nana cantada en directo empezó a hacerlo. Un paciente en UCI en coma se despertó tras escuchar una de sus canciones favoritas… el personal sanitario siempre contaba que la música les hacía trabajar mejor bajo tanto estrés como el que viven en un hospital y además los familiares de los pacientes también se relajaban y vivían mejor la estancia hospitalaria. Varios jefes de servicio del hospital 12 de octubre (centro muy concienciado e implicado en la humanización de la sanidad) se interesaron mucho por este tema y tras revisar la bibliografía existente sobre la música y sus efectos, se aliaron con Música en Vena para llevar a cabo el proyecto MIR y demostrar de manera objetiva los efectos que habían observado hasta ahora.

En concreto, se pretende demostrar que la música en directo en el ámbito hospitalario:

  • Reduce el estrés del enfermo
  • Reduce el tiempo del uso de respiración mecánica
  • Reduce el uso de otros medicamentos (analgesia)
  • Mejora el efecto de otros tratamientos por inducir un estado de ánimo mejor.
  • Humaniza la sanidad: mejora la estancia laboral del personal sanitario, de los familiares de los pacientes, crea un ambiente mejor y más relajado (todo esto se transmite al enfermo)

El objetivo es:

  • Que la música se convierta en un recurso más con el que cuente el hospital a la hora de ofrecer tratamiento a sus pacientes.
  • Que la figura del músico forme parte del equipo sanitario del hospital. Abre así una nueva vía laboral para músicos profesionales interesados en esta vertiente musical.
Elisa Ortiz como Músico Interno Residente (MIR) de la Fundación Música en Vena (2017)

¿Qué consejo darías a un estudiante que esté ultimando sus estudios de Música en un conservatorio o a un músico profesional activo, desde tu experiencia?

Tras mi experiencia como alumna de conservatorio y ahora como profesional, me gustaría recomendar, especialmente a los estudiantes, que miren por todas las ventanas que puedan, no sólo las que conocen. En el conservatorio nos enseñan una parte de la realidad existente para los músicos, pero no su totalidad. Aprendemos música de cámara, orquesta, el repertorio de solista de nuestro instrumento… pero no tienen por qué ser después las vías que escojamos. Hay muchas más opciones y muy bonitas a las que un músico puede acceder si se “arremanga” y se pone a buscar e investigar. Yo tengo una formación clásica, sin embargo, el modelo de concierto en el que el músico se sienta en frente del público y toca durante una hora no me motivaba. Me gusta hablar con la gente que viene a escucharme, tenerlos cerca, sentir que forman parte de lo que está pasando cuando el cello comienza a sonar. Por otro lado, todos sabemos que por desgracia, la música es aún una carrera cara y a la que no todo el mundo puede acceder con los mismos derechos y oportunidades si falta el medio económico que mencionaba. Era un problema que desde estudiante me preocupaba y me fastidiaba porque siempre he sido defensora de que la música es una producción humana y debe estar al alcance de todos. Por todo esto conocí proyectos como DaLaNota, MIR… en los que me siento muy feliz de utilizar todo lo que he aprendido como músico para ayudar a muchísimas personas y seguir aprendiendo gracias a las experiencias que cada contexto te enseña y a los compañeros que me rodean, todos músicos y personas increíbles.

Programa Musicosocial DaLaNota – Video promocional de su espectáculo en Circo Price (Junio 2017)

¿Qué otros ámbitos musicales te gustaría explorar en un futuro próximo?

Me encantaría seguir profundizando en el social, sobre todo cuando termine la carrera de Psicología… tengo muchas ganas de investigar música y cerebro y aplicarlo a lo que haga. Y como músico cada vez me interesan más otros estilos y músicas que me enriquezcan y que pueda aplicar al cello: la improvisación, el jazz, el flamenco, músicas del mundo… ¡¡hay tanto que aprender…!!

Cuarteto Okendo: Elisa Ortiz, Pablo Duque, Irene Senent y Aldara Velasco, todos integrantes del Programa Musicosocial DaLaNota en Madrid (España).

Para saber más