Entrevista a Julio Rogero

Julio Rogero

Por una Escuela Pública digna y humana

Julio Rogero es modesto: se define como “un aficionado a la educación”. Maestro de todas las etapas educativas (desde Infantil a Secundaria) y en programas de Garantía Social, se incorpora a los Movimientos de Renovación Pedagógica Escuela Abierta de la Federación de MRP de Madrid desde finales de los 70 y principios de los 80 (en el Colectivo desde Escuela Abierta de Getafe, Madrid) y durante 37 años no ha dejado de luchar por la dignidad del profesorado y del alumnado, y la transmisión del amor al aprendizaje en la escuela, en primera línea y en las Escuelas de Verano de la zona Sur de Madrid. Su lucha actual: seguir transmitiendo la palabra a los jóvenes maestros y pelear por una Escuela Pública humana y de calidad.

¿Qué son los Movimientos de Renovación Pedagógica y cuáles son sus referentes?

Los Movimientos de Renovación Pedagógica son colectivos autoorganizados y autónomos de docentes de todas las etapas educativas, no ligados a ningún partido político ni sindicato (aunque algunos de sus miembros sí están afiliados a algunos de estos organismos). La Edad de oro de los MRP tuvo lugar en los años 80, donde acudían a las Escuelas de Verano cerca de los 25.000 maestros y maestras de toda España, aunque eso en realidad no es tanto, teniendo en cuenta que esa cifra refleja tan solo el 10% de la totalidad.

Lo que caracteriza a los Movimientos de Renovación Pedagógica son sus referentes. Los de Escuela Abierta son es el online arkadaşlık sohbet siteleri bedava ve que se reúne en Barcelona desde 1966. Rosa Sensat fue una educadora innovadora catalana cuyo movimiento de renovación (uno de los más avanzados del mundo), se vio truncado con el comienzo de la Guerra Civil. Junto al suyo, el de Escuela Nueva, la Institución Libre Libre de Enseñanza, El Movimiento Freinet… Se puede decir por tanto que los Movimientos de Renovación Pedagógica nacen de propuestas truncadas en los primeros años 30 del S.XX.

La educadora Rosa Sensat (1873-1961)

Rosa Sensat organizó clandestinamente a los grupos de profesores para organizarse, aportando planteamientos innovadores en la educación, como el trabajo de la dimensión creativa, la exploración de la Naturaleza…a partir de ahí se comienzan a organizar escuelas de verano en toda España 1966. Se elabora un documento vital y referente para todos los Movimientos de Renovación Pedagógica: el Documento de Alternativa Democrática de la Enseñanza (de 1975), que supone una gran ebullición en el sistema educativo español, organización en sindicatos, etc. En ese documento se plantea la cuestión “¿Qué escuela queremos en la Democracia?”: pues bien, se plantea un modelo de escuela pública, científica, laica, ecológica, cuestiones que pasan a ser contenidos de los Movimientos de Renovación Pedagógica (MRP), que se materializan en tres patas: la renovación en el aula, la autoformación (entre iguales) profesores (escuelas de verano y de invierno) y la construcción de un modelo de escuela pública y su defensa.

¿Cómo se vinculan los diferentes grupos dentro del Movimiento de Renovación Pedagógica?

Cada colectivo dentro del MRP tiene su propia identidad. El https://simonsezpizza.com/ se organiza de manera flexible, se coordina a través de reuniones internas, con autoformación permanente. Tiene una Junta Directiva simbólica. Nos reunimos periódicamente y hacemos actividades de formación, seminarios, grupos de trabajo, escuela de verano, encuentros… Nos conectamos con la Red de Centros Innovadores, que recoge a todos los centros que quieren participar en la Red y nos vemos una vez al mes desde hace 13 años para aprender de otras experiencias y tratar temas diversos: el bilingüismo, la participación de padres, la Música en la Escuela, etc. Buscamos y estamos atentos a elementos renovadores como la pedagogía crítica, o la Educación Lenta (movimiento Slow).

Además, del Colectivo Escuela Abierta también han surgido otros grupos como link, https://www.lightningmarketingmedia.com/ o Amagi, con algunos de ellos estamos conectados a través de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica Y estamos coordinados con grupos como Ecologistas en Acción o el Movimiento Cooperativo de Escuela Popular, parejo al Grupo Rosa Sensat en su origen, que se inspira en Freinet. Otros referentes son la Pedagogía Liberadora de Freire, el Movimiento de Educación Milaniana .

 

¿Qué apoyo reciben los Movimientos de Renovación Pedagógica en la actualidad?

Tuvimos apoyo público hasta el año 2000, apoyo que destinamos a formación. Desde esa fecha, no hemos recibido ninguna subvención, porque no comulgamos con las leyes educativas actuales. Pero esa es una de las riquezas del grupo. Además, la presencia de personas de todas las etapas educativas nos dan una visión muy amplia del panorama de la Educación actual. Contamos con miembros de sindicatos y partidos políticos, y a través de un profundo respeto y un diálogo franco y abierto tratamos los temas comunes: la defensa de la Escuela pública, la autoformación y las prácticas pedagógicas. Se convierte en un espacio de reflexión y, con frecuencia, de humor. No estamos en la cultura de la queja, estamos en la cultura de la transformación y la propuesta. Uno de los problemas que tenemos en los MRP es el relevo generacional.

Encuentro de la Red de Centros de Pedagogías Innovadoras en el CEIP Santa María, Madrid (Enero 2017)

 

¿Cómo se concreta el trabajo de los Movimientos de Renovación Pedagógica?

Nos organizamos de abajo arriba, es decir, desde cada colectivo, a la Federación Autonómica y a la Confederación Estatal, con funciones de coordinación y de registro de los encuentros generados, no de dirección. Estamos presentes con Ecologistas en Acción en los encuentros de Ecología y Educación y en las Plataformas de defensa de la Escuela Pública.

¿Qué panorama muestra la Escuela Pública en la actualidad?

La escuela que tenemos está reproduciendo un mundo muy injusto porque selecciona, clasifica, excluye y expulsa a los más débiles. Milani decía que a los pobres, además de ser pobres, en la escuela se les pone la etiqueta de tontos. Desde nuestros colectivos, intentamos que la escuela pública sea para todos, sea crítica, creativa y desarrolle toda la integralidad del ser humano. Por eso todos los cambios metodológicos transformadores son fundamentales. Hay metodologías muy autoritarias y academicistas, que comulgan con el libro de texto, entre otras cosas…en definitiva es una educación bulímica, en la que los niños y niñas no experimentan un aprendizaje significativo o relevante para sus vidas. La escuela debería enseñar para vivir la Vida en todas sus dimensiones (donde una más es tu profesión): y donde caben nuestras capacidades artísticas, relacional, interior, crítica, etc.

Por ejemplo, en Getafe la educación que tenemos es segregadora y se estableces de hecho dos redes una de centros bilingües que echa a niños y niñas con determinados problemas a centros no bilingües y va generando una enseñanza excluyente tal y como está planteada. La LOMCE va en contra del modelo de escuela pública que defienden los MRP: Porque no es democrática: se quita capacidad de decisión a consejos escolares para otorgarla a los equipos directivos, que pueden llegar a elegir a su profesorado. Porque no es laica: ya que plantea la asignatura de Religión como asignatura evaluable. Porque no es inclusiva: Se generan redes con segregación. Porque no es plural: con la disculpa de la elección de centro, se apoya la escuela privada que elige a su alumnado. El currículo académico hace que muchos queden fuera: No se busca el desarrollo de las capacidades en su máxima plenitud, sino que se centra únicamente en la selección de los excelentes cuando debiera dar respuesta a todos. Por eso nos parece muy mal que la LOMCE haya quitado las propuestas de atención a la diversidad eliminando los programas de compensación educativa de los más débiles y haya designado esos recursos a la excelencia.

Hoy se habla mucho de innovación educativa y lo q se hace es recoger las técnicas que otras instituciones hicieron hace muchos años. Experiencias educativas como la de Ángel Llorca en el Colegio Cervantes de Madrid hasta la Guerra Civil española (1936-39), que hizo un planteamiento realmente innovador ya en 1918.

El modelo de una escuela academicista e instruccionista es la que se plantea desde las instituciones: Pero surgen dos modelos simultáneos: integrador y holístico frente a este modelo academicista. Los modelos educativos actuales intentan integrar ambos planteamientos y el resultado es una amalgama de propuestas contradictorias.

Los Movimientos de Renovación Pedagógica apuestan por ese modelo más holístico e integral. Defendemos esa perspectiva. Nos preocupa que las iniciativas innovadoras propongan solo innovaciones técnicas superficiales. Los departamentos de Recursos Humanos en las empresas, se han apuntado a los círculos de calidad y producción en equipo: se pide a los trabajadores que sepan trabajar en equipo, por proyectos autónomos, que sepan trabajar con perspectivas creativas, entienden que hoy quien crea ese perfil son los centros privados. Ahora tienes a miles de maestros de centros privados innovadores (jesuitas, maristas…, privados laicos, escuelas libres, etc.) alimentados por la clase media y en concreto gente de izquierdas, que quiere mantener su capital cultural, no para crear una sociedad diferente, más libre y más humana, en general basada en el cuidado. La innovación actual es una modernización técnica, no un planteamiento de transformación y liberador del ser humano.

 

¿Cómo preparan las Universidades a los futuros maestros?

Hay un problema gravísimo: la formación inicial. Deben dar respuesta a esto las universidades y el Ministerio de Educación: debería haber más exigencia, más formación científica, humanista y cultural. Habría que preparar al maestro en el máximo grado de formación, es decir el estudio del Grado y un master exigido para el maestro de Infantil y Primaria. Las universidades tienen una gran responsabilidad en el papel que la Educación juega en la Sociedad y cómo es en ella valorada. La Segunda República Española (1936-39) de fue la republica de los maestros, como interés por la educación de primer plano de los dirigentes. En España actualmente la Educación se financia con el 3´9 del PIB, frente a otros países en Europa donde se destina el 5.2 de su PIB, como media. España es uno de los países europeos con menor presupuesto (entre otras cosas por su afán por apostar por los centros privados y concertados). Según la LOMCE, la Educación debe estar al servicio de la economía, no habla del derecho a la educación, sino que la trata como un bien que se compra y vende en el mercado Por quien la puede pagar, de ahí la fuerza de la escuela privada y concertada, con el consiguiente desprestigio de la educación pública. Es curioso ver cómo la gente de clase media que huye de la escuela pública.

Los maestros debemos conocer los últimos avances de la Ciencia, los desafíos y los problemas. Eso requiere una formación inicial que nos ponga en disposición de aprender constantemente. El docente debe estar seducido por aprender y contagiar las ganas de aprender.

Otra dificultad es el modo de ver a los padres: en nuestro modelo mucho profesorado ve a los padres como enemigos. Hay docentes que no entienden a la familia como cooperadora o colaboradora, coparticipe de una misma tarea. Por eso uno de los desafíos que tiene la escuela es construir comunidades educativas. El miedo viene de la propia inseguridad del docente, del sentimiento de no tener suficientes razones para justificar lo que hace. Al final, la función de maestros y familias es diferente y en diferentes entornos. Pero con una misión compartida.

¿Cuál ha sido tu experiencia en programas de Garantía Social con jóvenes en riesgo de exclusión social?

Los Programas de Garantía Social se han transformado y ahora son los de “Formación Profesional Básica”, para alumnado que al terminar la ESO no van a conseguir la titulación. Nuestra ley propone varias vías: la vía de las enseñanzas prácticas (formación profesional), la vía de las enseñanzas académicas (para ir al bachillerato y a la universidad) y formación profesional básica (con personas con clara trayectoria de fracaso escolar). Esta última dura dos años, y es una especie de vía muerta y sin salida. Durante la LOGSE se llamó Garantía social, con la LOE se llamó PCPI y ahora Formación Profesional Básica.

El problema de todo esto es que la mentalidad del profesorado está en consonancia con la homogenización de los alumnos y lo demás queda fuera del sistema educativo. Nosotros recibíamos alumnos de Fiscalía del Menor, enviados por centros de secundaria o de la calle. El programa duraba 2 años aunque solían durar 1 año en los institutos. Trabajábamos con chicos y chicas muy problemáticos: algunos, después del programa, hacían prácticas en empresas, a través de las unidades de formación e inserción laboral – UFIL.

En definitiva, trabajar en este tipo de centros era liberador: son centros poco cuidados por la administración, con menos control. Antes no había un currículum académico determinado, y la heterogeneidad del alumnado en un mismo aula, planteaba principalmente recuperar su autoestima personal e intelectual (percepción de valía personal). El éxito de la recuperación de los chavales en un espacio de segunda oportunidad. Cambiaban de manera de sentir y de ser, ellos mismos hacían un seguimiento de su propio proceso. Iban poco a poco elaborando un proyecto vital, diferentes entre sí. Se les valoraba, se les cuidaba desde un equipo docente coordinado. Sobre todo, se hacía un tratamiento más comprensivo de sí mismos: se trabajaba su dimensión humana. Entendíamos que era fundamental que hubiera conflictos, esa era una oportunidad para reflexionar, elaborar estrategias de crecimiento humano y personal.

¿Cómo es la escuela por la que luchas?

Yo aprendí algo en los Programas de Garantía Social, que ahora estoy trabajando mucho: las otras dimensiones olvidadas en la escuela actual: La pedagogía de la presencia, de la ternura, del cuidado mutuo, lenta, respetuosa con los procesos de aprendizaje y educación de cada niño, eludir la presión de los programas, paradigma ético crítico, dimensiones de humanización como algo central. Eso implica generar una escuela que prepara para vivir en una sociedad desde una posición y concepción diferente del ser humano. El ser humano es mucho más de lo que produce. En ello está su felicidad. Esta sociedad nos frustra a docentes, alumnado y familias. Vivimos en una sociedad estresada, tiranizada. Se necesitan docentes con nueva mentalidad, no jueces, partícipes de la evolución de los niños. Un paradigma educativo nuevo, posible dentro de la escuela pública, donde deben estar todos sin exclusión de nadie. Los cambios sociales son tan grandes y tan permanentes, que están cuestionando los fundamentos del sistema educativo: depresión, impresión, represión, en lugar de liberación y expresión. Los cambios sociales o nos llevan a una autodestrucción o a un proceso de dar respuestas creativas para una nueva humanidad.

Para saber más