Editorial

Publicado por

Marzo 2022 

 

“Uno tiene la angustia, la desesperación de no saber qué hacer con la vida, de no tener un plan, de encontrarse perdido, sin brújula, sin luz a donde dirigirse. ¿Qué se hace con la vida? ¿Qué dirección se le da?” escribe en 1911 Pio Baroja en el «El árbol de la ciencia». Han pasado cien años y seguimos con las mismas preguntas. Aunque hoy las estanterías están llenas de libros de autoayuda y de guías.

El diccionario de la RAE ofrece veinticinco acepciones de esta palabra, desde la primera: Guía, persona que encamina, conduce y enseña a otro el camino, a su novena acepción: Tratado en que se dan preceptos para encaminar… pero también una guía puede ser una vara que sirve para enderezar cepas y árboles. Y en la mar, guía es cualquier cabo o aparejo que sirve para mantener un objeto en la situación que debe ocupar.  En común todas las distintas acepciones tienen tres verbos encaminar, conducir, mantener. 

Este sentido de brújula tiene el ofrecer al lector, en este número de La Terapia del Arte, una guía Tiktok muy útil para padres de niños y dos informes esclarecedores sobre los hábitos de lectura y el mundo digital en adolescentes.

Aunque en toda navegación no basta con tener una buena brújula que nos señale el norte, hace falta determinar nuestro puerto de arribada. Recuerden otro autor centenario:

“¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? -Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar, dijo el Gato. No me importa mucho el sitio, respondió Alicia. Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes, le contestó el Gato. «Alicia en el País de las Maravillas» (1865) 

 Cada padre y cada madre debería saber hacia dónde encaminan a sus hijos, porque hoy subsiste  el problema que enfrentaba ya hace más de un siglo todo Occidente, conocer la meta. Durante muchos siglos, más de veinte, en Europa hemos vivido personalmente y como sociedad, con un fin claro: merecer la vida eterna. Pero la duda en la existencia de algo más en nuestro horizonte vital que la materia que nos rodea, es abrumadora. La trascendencia no está de moda, hay que buscarla.